jueves, 14 de abril de 2011

Cuando el líder es un recién llegado

 

La imagen de Raúl en la grada votando y cantando como un hincha más nos demuestra lo feliz que es en esta nueva etapa que ha elegido vivir. No que le ha tocado, que ha elegido, insisto, porque si él hubiera querido ahora mismo estaba en el Real Madrid, jugando o no, pero en el Madrid, en casa, con su familia. Pero él quería jugar y sabía que, si bien tendría sus minutos (que los hubiera tenido, de hecho fue necesario fichar un delantero centro en el mercado de invierno), la mayor parte de la temporada iba a estar calentando banquillo. Además, la oferta alemana del Schalke de 6 millones por temporada y la posibilidad de jugar Champions era muy tentadora. Y ahí está, no solo jugando Champions, sino compitiendo seriamente y plantándose en semifinales tras derrotar al vigente campeón con un montante total de 7-3. 

 Yo personalmente no creía ni por asomo que este equipo pudiera llegar ni a cuartos, de hecho todavía sigo pensando que mereció pasar el Valencia en aquella eliminatoria. Pero esto le da sin duda más valor a los alemanes, que sin tener ningún tipo de juego, ni centro del campo ni siquiera una buena defensa, estén donde están. El acierto de sus estrellas arriba y la estrategia ha dado unos frutos que no se imaginaba ni el más optimista, y ahí es donde volvemos a la figura de Raúl. Un jugador recién llegado que se ha echado el equipo a la espalda tanto en liga cuando venían mal dadas como ahora en Champions, que se ha convertido en el ídolo de la afición, que lo tratan sus compañeros como si fuera ya el capitán... porque nunca dejó de serlo, lo lleva dentro. Su último gol, el número 73 en una lista inagotable que le reafirma como el máximo goleador en competiciones europeas, es una especialidad marca de la casa. Ya enseñó allí la palanca, esa vaselina que tanto le gusta, y en esta ocasión ha sido el apodado aguanís, famoso tras el tercer gol en la final de la Champions de 2000 contra el Valencia.


El próximo escollo es el Manchester United, un equipo que se le da bien -4 goles en 3 partidos-. A priori, parece muy improbable que lo derrote, pero en el fútbol todo es posible y yo de este equipo ya me lo creo todo. Ánimo Raúl (y Jurado, y Metzelder, que me cayó muy bien el tiempo que estuvo en España).

PD: Sorprende que Raúl y Real Madrid hayan tenido que separar sus caminos para llegar a semifinales. Sería tremendamente emotivo que se enfrentasen en una hipotética final. Pero no lo creo.

0 comentarios:

Publicar un comentario